Tentadero de Machos

El tentadero de machos seguramente sea la faena mas difícil de valorar en la cría y selección del toro bravo. Son muchos los detalles que el ganadero debe tener en cuenta a la hora de escoger un semental para su ganadería, no en vano, no solo quemará un toro, como se dice en el argot, sino que en apenas 40 minutos tiene que apreciar todas las características de la bravura del animal, considerando si estas son las que busca transmitir en su ganadería y si el animal que se tienta será capaz de transmitirlas.

Lo primero que se ha de exigir al novillo, generalmente con dos años cumplidos, es que supere con entrega, prontitud y fijeza la pelea con el caballo, se irá colocando en suerte cada vez un poco más alejado del caballo de picar, y no debe en ningún momento distraerse ni hacer amago de renunciar a la pelea cuando se le cite.

Una vez superado este trance, se procederá a lidiar con la muleta, de igual forma tiene que demostrar fijeza y prontitud, pero ahora además deberá humillar y embestir con recorrido saliendo por abajo y aguantando hasta el final del muletazo.

En la faena de muleta los novillos deben ir de menos a más, suelen salir aturdidos del caballo si se emplean a fondo, pero una vez que se han realizado los primeros compases el novillo debe mostrar que la bravura en la pelea con el caballo tiene también ese grado de acometividad en la muleta que permitirá a sus descendientes aguantar una faena en una plaza transmitiendo toda esa bravura.

FOTO: Rafael Gamero tentando en la ganadería de D. Antonio Doblas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s